domingo, 30 de noviembre de 2014

LA SENDA DEL MAESTRO

Shalon Javerim:


AMONESTACIONES PROVECHOSAS PARA LA VIDA ESPIRITUAL

.....Quien me sigue no anda en tinieblas (Jn., 8, 12). Estas palabras son del Maestro, con las cuales nos amonesta que imitemos su vida y costumbres, si queremos verdaderamente ser alumbrados y libres de toda la ceguedad del corazón. Sea, pues, nuestro estudio pensar en la vida de Rabenu.  Su  doctrina excede a la de todos los Rabinos de Israel, y el que tuviese fuerza hallará en ella maná escondido.
  
DE LA SENDAS DEL MAESTRO
Y DEL DESPRECIO DE TODAS LAS VANIDADES TERRENALES

1. Mas acaece que muchos, aunque a, menudo oigan sus palabras, gustan poco de él, porque no tienen el espíritu del Rab. El que quiera entender plenamente y saborear las palabras del Maestro, conviene que procure conformar con Él toda su vida.

2. ¿Qué te aprovecha disputar altas cosas de los misterios del universo, si careces de humildad, por donde desagradas al Creador del universo? Por cierto, las palabras subidas no hacen santo ni justo; mas la virtuosa vida hace al hombre amable a Dios. Más deseo sentir la contrición que saber definirla. Si supieses toda la Biblia a la letra y los dichos de todos los filósofos, ¿qué te aprovecharía todo sin Bondad? Vanidad de vanidades y todo es vanidad (Eccl., l, 2), sino amar y servir solamente a Dios. Suma sabiduría es, por el desprecio del mundo, ir al reins imperecedero.

3. Vanidad es, pues, buscar riquezas perecederas y esperar en ellas. También es vanidad desear honras y ensalzarse vanamente. Vanidad es seguir el apetito de los sentidos y desear aquello por donde después te sea necesario sufrir consecuencias nefastas. Vanidad es desear larga vida y no cuida que sea buena. Vanidad es mirar solamente a esta presente vida y no prever lo venidero. Vanidad es amar lo que tan presto se pasó: y no buscar con solicitud el gozo perdurable.

4. Acuérdate frecuentemente de aquel dicho de la Escritura: No se harta la vista de ver ni el oído de oír (Eccl., 1, 8). Procura, pues, desviar tu corazón de lo visible y traspasarlo a lo invisible, porque los que siguen su sensualidad manchan su conciencia, y pierden la bendición de Dios.
  
DEL BAJO APRECIO DE SÍ MISMO

1. Todos los hombres, naturalmente, desean saber; mas ¿qué aprovecha la ciencia, sin el temor de Dios? Por cierto, mejor es el rústico humilde que a Dios sirve, que el soberbio filósofo que, dejando de conocerse, considera el curso de las estrellas. El que bien se conoce, tienese por vil, y no se deleita en alabanzas humanas. Si yo supiera cuanto hay en el mundo y no estuviera en Bondad, ¿Que me aprovecharía delante de Dios, que me juzgará según mis obras?

2. No tengas deseo demasiado de saber, porque en ello se halla grande estorbo y engaño. Los letrados gustan de ser vistos y tenidos por tales. Muchas cosas hay que, el saberlas, poco o nada aprovecha al alma; y muy loco es el que en otras cosas entiende, sino en las que tocan a la perfección. Las muchas palabras no hartan el alma; mas la buena vida le da refrigerio, y la pura conciencia causa gran confianza en Dios.

3. Cuanto más y mejor entiendes, tanto más serás juzgado si no vivieres santamente. Por eso no te ensalces por alguna de las artes o ciencias; mas teme del conocimiento que de ella se te ha dado. Si te parece que sabes mucho y entiendes muy bien, ten por cierto que es mucho más lo que ignoras. No quieras saber cosas altas; mas confiesa tu ignorancia. ¿Por qué te quieres tener en más que otro, hallándose muchos más doctos y sabios en la Ley que tú? Si quieres saber y aprender algo provechosamente, desea que no te conozcan ni te estimen.

4. EI verdadero conocimiento y desprecio de sí mismo es altísima y doctísima lección. Gran sabiduría y perfección es sentir siempre bien y grandes cosas de otros, y tenerse y reputarse en nada. Si vieres a alguno pecar públicamente o cometer culpas graves, no te debes juzgar por mejor, porque no sabes cuánto podrás perseverar en el bien. Todos somos flacos; mas tú a nadie tengas por más flaco que a ti.


miércoles, 22 de mayo de 2013

El dogmatismo

Shalon Javerim:


El dogmatismo es un modo de funcionamiento cognitivo totalmente contrapuesto al modo científico de conocer la realidad. Se expresa en la tendencia a sostener que los propios conocimientos y formulaciones son verdades incontrovertibles. Para el dogmático, la doctrina que sostiene escapa a cualquier discusi6n. Con ella valora los hechos a priori de la observaci6n de los mismos, y plantea soluciones aplicando a ciegas y mecánicamente los principios doctrinales.

Como el dogmatismo conduce a una mentalidad cerrada, solo se pueden ver de la realidad aquellos aspectos o elementos que coinciden con el «esquema incuestionable» de interpretación de la realidad. En algunos casos, se sustituye sin mas la observación de la realidad con la simple recurrencia a los «conceptos sagrados» de la doctrina (que reviste la forma de dogma). El dogmático siempre apela al «deposito» de los conocimientos adquiridos, a los que considera como verdades consagradas e indiscutibles.

Además, por su estructura mental y caracterial, el dogmático es sectario: no entiende ni tolera a quienes no pertenecen a su secta, con prescindencia, mas o menos total, de la verdad que puede haber en las argumentaciones y razonamientos de «Los otros».

Puede decirse, por consiguiente, que el dogmático no razona, de ahí que no responda con argumentos, datos, hechos, sino que recurra al fácil expediente de poner etiquetas, descalificando todo lo que no pertenece a su secta.

Aquí aparece su otra característica: la propensión excomulgadora (extra ecclesia non est sa/ut fuera de la iglesia no hay salvación). Fuerte o suave, en el dogmático siempre flota un olor a nauseabunda inquisición.

Todo esto adquiere un carácter tragicómico cuando el dogmático -que es inepto e inapto para el trabajo intelectual- tiene la osadía de darse aires de intelectual.

Seguro en la ignorancia, segrega de su castración juicios definitorios.

Además, cuando el sectario es de izquierda, se siente la vanguardia (de ordinaria no tiene retaguardia, salvo los tres o cuatro seguidores de su secta).

Como el sectario es la vanguardia, todo lo anterior esta superado. Estos son los dogmáticos «paletos»: quieren estar a la vuelta de todo sin haber ido nunca a ninguna parte. Piensan que con ellos comienza la historia. Si el sectario es de derechas, por 1o común está condenando toda

 la perdición del presente, al tiempo que propugna el retorno al pasado, que valora y mitifica.

Cuanto se lleva dicho basta para comprender que el dogmatismo es lo mas lejano a la actitud científica, pues para la ciencia las verdades son parciales y siempre sujetas a corrección. El dogmatismo no tiene apertura a otra cosa que no sean sus dogmas, esquemas y, a veces, los simples slogans o estereotipos configurados en la infancia.

martes, 19 de marzo de 2013

Los Nazarenos y los Ebionitas


Shalon Javerim:


LA IGLESIA JUDÍA. LOS NAZARENOS Y LOS EBIONITAS.
Evangelios perdidos y evangelios apócrifos Judeocristianos.

La literatura paleocristiana nos ha dejado constancia de dos grandes comunidades o corrientes judeocristianas en los primeros siglos del cristianismo. Por un lado estarían los Nazarenos, y por otro los llamados Ebionitas.

LOS NAZARENOS

Serían, por lo que sabemos, los descendientes directos de la iglesia judía de Jerusalén, que huyeron de la ciudad para refugiarse en Pella (al oriente del Jordán) recordando las profecías de Yeshua cuando Tito, el futuro emperador romano, cercó la ciudad en el año 70. Sabemos por los escritores de la época que estos judíos eran fieles a las tradiciones de su Pueblo pero que se mantenían a juicio de los mismos escritores, en la ortodoxia Cristológica (Divinidad de Yeshua, etc.). Estos judíos consideraban el original -escrito en caracteres hebreos pero en lengua Aramea- del Evangelio de  Mateo "su Evangelio". Hay quien considera que el perdido y misterioso "Evangelio de los Hebreos" que cita Jerónimo el traductor de la Biblia del siglo IV y del que hablaremos más tarde es una ampliación o refundición del Mateo canónico. Jerónimo nos dice en varias ocasiones que estos judíos usaban ese "Evangelio de los Hebreos" del que nos han llegado algunos fragmentos. Por eso los escritores paleocristianos que conocían dicho "Evangelio" no lo consideran herético, aunque tampoco lo añaden a los canónicos.

Por otro lado estaban otros judeocristianos llamados los Ebionitas.

LOS EBIONITAS

La Palabra hebrea "Ebionim", con la que se definió a esta comunidad de judíos creyentes en Yeshua  el Mesías, significa "pobres".

Los Ebionitas son citados por Ireneo de Lyon (discípulo de Policarpo, que a su vez lo fue del apóstol Juan) en la segunda mitad del siglo II d.c. ("Contra las Herejías") en estos términos:
"[Los ebionitas] utilizan únicamente el evangelio que es según San Mateo y rechazan al apóstol Pablo, llamándole apóstata de la Ley. Pues los ebionitas, sirviéndose solamente del evangelio que es según San Mateo, se dejan persuadir por él y no piensan rectamente del Señor".

Como vemos por el testimonio de Ireneo en el siglo II los Ebionitas a diferencia de los judeocristianos Nazarenos no creían en la Divinidad de Yeshua.

Obras tempranas como el apócrifo de finales del siglo I d.c. "Los viajes de Pedro" hacen ya referencia a ellos. Este libro, del que se conservan partes, es citado profusamente por Epifanio cuando habla de los Ebionitas, y nos muestra un muy probable acercamiento de sus enseñanzas a los ideales Esenios

Justino el Mártir, en el 150 d.c. comenta que existen dos grupos de judeocristianos, por un lado los Nazarenos que participan de la "fe común", pero siguen permaneciendo fieles a las tradiciones judías y son descendientes de las comunidades de Santiago; y por otro lado otros que reconocen a Yeshua como Mesías pero que solo afirman que fue "Hombre entre los hombres", a estos los llama "Ebionitas".

Evangelio de los Hebreos (EvHeb).

Sabemos poco de los Nazarenos y Ebionitas, que eran mirados con no pocos recelos por sus contemporáneos cristianos procedentes de los gentiles (no judíos), quizás debido a su insistencia en guardar la Ley de Moisés y circuncidarse, aunque no sacrificaban y celebraban el Sábado y el Domingo, (cosa que no contradice lo practicado por la iglesia judía de Jerusalén y que se nos describe en los hechos de los Apóstoles). Insistían en alejarse del aspecto ceremonioso de la Ley, atendiendo más a su contenido moral, en lo que se parecen mucho a los esenios. Como hemos dicho los Ebionitas consideraban al apóstol Pablo como un apóstata y un traidor al judaísmo, debido a sus enseñanzas acerca de que los gentiles no debían circuncidarse ni guardar la Ley. Respecto a Yeshua, lo consideraban hijo de José y María, pero no Divino, aunque si superior a los ángeles, y que su título de "Hijo de Dios" le vino como adopción en el momento de ser bautizado, perdiéndolo en el momento de la crucifixión. Por esto mismo rechazaron los libros de Pablo, usando el llamado "Evangelio de los Hebreos", del que conservamos fragmentos actualmente en estudio por parte de los eruditos. En fechas más tardías el Ebionismo se confunde con elGnosticismo, seguramente por influencias de éste en sus doctrinas.

Interesantes son los comentarios que sobre ellos hace Eusebio de Cesarea en su "Historia Eclesiástica", de principios del s. III d.c.:
"A otros el maligno demonio, no pudiendo arrebatarles de su dedicación para con el Mesias de Dios, se los hizo suyos al encontrarles algún otro punto débil. Los primeros fueron llamados ebionitas acertadamente, pues consideraban a Mesias de un modo pobre y bajo. Creían que era un hombre simple y común, que iba justificándose a medida que crecía en su carácter, y que nació como fruto de la unión de un hombre (José) y de María. Les parecía indispensable cumplir la Ley, como si no pudieran salvarse con la sola fe en Mesias y una vida conforme a ella.

Además de éstos, existieron otros (quizás los Nazarenos) con el mismo nombre que estaban libres de las cosas absurdas de los anteriores. No rechazaban el hecho de que el Señor naciera de una virgen y del Espíritu Santo, pero, del mismo modo que aquellos, no confesaban que ya preexistía puesto que Él era el mismo Dios, el Verbo y la Sabiduría. También volvían a la impiedad de los primeros, principalmente cuando, como ellos, se afanaban en honrar el culto a la Ley escrita.

También creían que se habían de rechazar definitivamente las epístolas del apóstol Pablo, al que llamaron apóstata de la Ley, pero hacían uso exclusivo del llamado "Evangelio de los Hebreos", ignorando los demás.

Guardaban el sábado (como los primeros) y toda la conducta judaica, pero el domingo observaban prácticas parecidas a las nuestras en memoria de la resurrección del Salvador.

Por esta causa de estos hechos llevan esta denominación, porque el apelativo ebionita expresa la pobreza de su mentalidad, pues los hebreos llaman con ese nombre al pobre" ("Historia Eclesiástica" Eusebio de Cesarea, Libro III, cap. 27, Págs. 178-179. Ed. Clíe, 1988, Terrassa, España)

Las últimas noticias que se tienen de ellos proceden de fechas tardías como el siglo V d.c., así Epifanio habla de ellos a principios de dicho siglo en los siguientes términos:
"Está en poder de los Nazarenos el Evangelio según San Mateo, completísimo, y en hebreo (Se trata de un texto como hemos dicho en caracteres Hebreos pero en lengua Aramea judaica). Pues entre ellos se conserva, sin duda, todavía éste tal como fue compuesto originariamente, en caracteres hebreos. Lo que no sé es si han suprimido las genealogías desde Abraham hasta Mesias".

Jerónimo, traductor de la Biblia a la lengua común (el Latín) llamada por eso "Vulgata" dice de ellos hacia el año 420 d.c. lo siguiente:
"Como podemos también leer en el Evangelio Hebreo, el Señor habla a los discípulos diciéndoles: "Nunca estéis contentos sino cuando miréis a vuestro hermano con amor".

"Pero quien leyere el Cantar de los Cantares y entendiere que el esposo del alma es el Verbo de Dios, y diere crédito al evangelio publicado según los Hebreos, que recientemente hemos traducido en el que, refiriéndose a la persona del Salvador, se dice: "Hace poco me tomó mi madre, el Espíritu Santo, por uno de mis cabellos-", no tendrá reparo en decir que el Verbo de Dios precede del Espíritu, y que, por tanto, el alma, que es esposa del Verbo, tiene por suegra al Espíritu Santo, cuyo nombre entre los hebreos es de género femenino, RUAH."

"También el evangelio llamado según los Hebreos, traducido recientemente por mí al griego y al latín, del que Orígenes se sirve con frecuencia, después de la resurrección refiere lo siguiente: "Mas el Señor, después de haber dado la sábana al criado del sacerdote, se fue hacia Santiago y se le apareció. (Pues es de saber que éste había hecho voto de no comer pan desde aquella hora en que bebió el cáliz del Señor hasta tanto que le fuera dado verle resucitado de entre los muertos). Y poco después: Traed, dijo el Señor, la mesa y el pan. Y a continuación se añade: Tomó un poco de pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio a Santiago el justo, diciéndole: Hermano mío, come tu pan, porque el Hijo del hombre ha resucitado de entre los muertos" (Cf. Mt. 28; I Cor. I5, 7)"

"Aun el texto mismo hebreo se conserva hasta hoy en la biblioteca de Cesarea, que el mártir Pánfilo formó con muchísimo empeño. También a mí, los Nazarenos que viven en Berea (Alepo), ciudad de Siria, y que se sirven de este libro, me proporcionaron ocasión de copiarlo. En el cual es de notar que, siempre que el evangelista, ya por cuenta propia, ya poniéndolo en boca del Salvador, aduce testimonies del Antiguo Testamento, no sigue la interpretación de los 70, sino la antigua Hebraica. Entre los cuales están aquellos dos: "De Egipto llamé a mi Hijo" y "será llamado Nazareno"."

"Ignacio ... escribió ... a los de Esmirna y a Policarpo en particular. En esta carta se aduce un testimonio acerca de la persona de Mesias, sacado del evangelio recientemente traducido por mí, en estos términos: "Yo a mi vez pude verle en su propia carne después de la resurrección, y estoy convencido de que vive. Y cuando se dirigió a Pedro y a los que con él estaban, les dijo: Palpad y ved que no soy un fantasma sin cuerpo. Y al momento le tocaron y creyeron""

"En Belén de Judea: Es éste un error de los copistas, pues creemos que el evangelista dijo, como leemos en el texto hebreo, "de Judá", y no de Judea"

"En el evangelio llamado según los Hebreos se encuentra mahar, que quiere decir de mañana, en lugar de sobresustancial; de manera que el sentido resulta así: "Danos hoy el pan de mañana", esto es, el del futuro."

"En el evangelio hebreo según San Mateo se dice: "Danos hoy el pan de mañana", esto es, danos hoy el pan que vas a darnos en tu reino."

"En el evangelio usado por Nazarenos y Ebionitas (que recientemente hemos traducido del hebreo al griego y que la mayoría llaman el auténtico de San Mateo), este hombre que tiene la mano seca, se dice ser un albañil, y se le describe pidiendo socorro con estas exclamaciones: "Era albañil y me ganaba el sustento con mis manes; te ruego, ¡oh Yeshua!, que me devuelvas la salud para no verme obligado a mendigar vergonzosamente mi sustento" (Cf. Mt. 12,9-13).

"En el evangelio que usan los nazarenos encontramos escrito, en lugar de hijo de Baraquías, "hijo de Joyada"."

"Este (Barrabas), que había sido condenado por rebelión y homicidio, se interpreta "hijo de su maestro" en el evangelio llamado según los Hebreos."

"En (ese) evangelio, que repetidas veces hemos mencionado, leemos que "el arquitrabe del templo, de tamaño extraordinario, se rompió y se partió"."

"Y en el evangelio escrito con caracteres hebreos leemos, no que se rasgó el velo del templo, sino que "se vino abajo el arquitrabe del citado templo, cuya magnitud causaba admiración"."

"Mas según el evangelio escrito en lengua hebrea, leído por los Nazarenos, "descenderá sobre él toda la fuente del Espíritu Santo. El Señor es espíritu; y donde el espíritu del Señor, allí está la libertad...""

"Y a propósito, en el evangelio del que hace poco hicimos mención, encontramos escrito: "Y sucedió que, cuando hubo subido el Señor del agua, descendió toda la fuente del Espíritu Santo, descansó sobre El, y le dijo: Hijo mío, a través de todos los profetas te estaba esperando para que vinieras y pudiera descansar en ti. Pues tú eres mi descanso, mi Hijo primogénito, que reinas por siempre"" (Cf. Mt. 3,16-17).

"Pues como los apóstoles le tuvieran por un espíritu, o como dice el evangelio que entre los hebreos leen los Nazarenos, "por un fantasma sin cuerpo..."" (Cf. Lc. 24, 39)

Y en el evangelio que acostumbraron a leer los Nazarenos, según los Hebreos, se cuenta entre los crímenes mayores el haber causado "tristeza al alma de su hermano".

"En el Evangelio según los Hebreos, que fue escrito en lengua caldea y siríaca, mas con caracteres hebreos, del que se sirven hasta hoy los nazarenos, según los apóstoles, o, como prefiere la mayor parte, según San Mateo, conservado en la biblioteca de Cesárea, se cuenta esta historia: "He aquí que la madre del Señor y sus hermanos le decían: Juan el Bautista bautiza en remisión de los pecados; vayamos (también nosotros) y seamos bautizados por Él. Mas El les dijo: ¿Qué pecados he cometido yo para que tenga que ir y ser bautizado? De no ser que esto que acabo de decir sea una ignorancia mía" (Cf. Mt. 3,IIss.). Y en el mismo libro: "Si pecare, dice, tu hermano de palabra y te diere satisfacción, recíbele siete veces al día. Díjole Simón, su discípulo: ¿Siete veces al día ? Respondió el Señor y le dijo: Te digo que sí, y aun setenta veces siete. Puesto que aun en los mismos profetas, después de haber sido ungidos por el Espíritu Santo, se han encontrado faltas"" (Cf. Mt. I8,2I-22; Lc. I7,4·)

Existen numerosos testimonos sobre los Ebionitas y los Nazarenos hasta bien entrado el s.VI d.c. Respecto a qué fue de ellos, esta cuestión es un misterio, aunque se supone que desaparecieron con las invasiones islámicas del s. VIII d.c.

OTROS APÓCRIFOS JUDEOCRISTIANOS

Se trata de evangelios usados por las comunidades judías que habían reconocido en Yeshua al Mesías de Israel. En unos casos de claro carácter herético y en otros no, son considerados como apócrifos, esto es, no fueron reconocidos por las diferentes comunidades ortodoxas Paleocristianas (S.I, II y III) herederas de la tradición de los Apóstoles, ni más tarde por la Iglesia Católica Antigua (¿S.IV y ss.?) al establecer oficialmente el Canon (Que, todo hay que decirlo, ya estaba bien establecido y definido desde el S.II por la inmensísima mayoría de las diferentes comunidades Cristianas Primitivas). Su referencia nos ha llegado casi siempre en citas muy fragmentarias de los Padres de la Iglesia.  Por eso es muy difícil sacar conclusiones sobre el carácter de cada una de las obras y sus mutuas relaciones.

El Evangelio de los Nazarenos (EvNaz).

De este evangelio escrito en caracteres hebreos pero en lenguaje semita (arameo neotestamentario) nos han llegado numerosas citas en escritos de los Padres. Según S. Jerónimo lo utilizaban los judeocristianos sirios descendientes de la Iglesia de Jerusalén que huyeron tras la destrucción de Tito, y mostraba un estrecho parentesco con el Mt canónico.  Según Vielhauer muestra respecto a Mt un carácter secundario, tanto en las narraciones (con frecuente ampliación novelesca de la tradición) como en la materia de los discursos.  Lo ve, más que como una ampliación independiente de la tradición aramea más antigua, como una retraducción ampliada de la materia del evangelio griego.  En cambio Klijn opina que Mt y el EvNaz representan desarrollos separados de la misma comunidad básica.  El EvNaz es un documento que respira el espíritu del judaísmo con el que parece estar en constante debate.  El círculo judeocristiano que lo usaba no parece ser peculiarmente herético. De hecho la iglesia gentil (Ireneo de Lión los cita en el S.II) consideraba a los “Nazarenos” como verdaderos creyentes, aunque ciertas prácticas de carácter judaico (celebración del Shabbat, fiestas judías, etc.) les llamaran más o menos la atención.

El Evangelio de los Ebionitas (EvEb)

Era un evangelio compuesto en griego, de una secta judeocristiana considerada herética. Está próximamente emparentado con el Mt canónico, aunque con divergencias esenciales. Es un documento que presupone los sinópticos. Sus variaciones respecto a la tradición sinóptica son en parte literarias (Yeshua mismo narra la vocación de los doce apóstoles) y en parte dogmáticas.  Se explica la supresión de Mt 1-2 porque los ebionitas negaban el nacimiento virginal de Yeshua.  Según su propia cristología, la filiación divina de Yeshua no radica en su generación divina ni en su nacimiento milagroso, sino en la unión del Espíritu Santo con él en el bautismo.  La unión del ser celeste con el hombre Yeshua lo hace Hijo de Dios, Mesías.  Esta cristología adopcionista, la oposición al culto y el vegetarianismo, diferencian al judeocristianismo de los ebionitas del de los nazarenos y lo marcan como una secta herética.

sábado, 23 de abril de 2011

Yehoshúa si tuvo padre biológico

Shalon Javerim:


Introducción: El titulo de este comentario expresa en sencillas palabras la correcta interpretación de las profecías y escrituras hebreas acerca de la naturaleza y esencia del hijo elegido de Elohim, el Rey de Yisrael y Mashiaj de YHUH, a quien conocemos como Yehoshúa de Natzrat. Pues las profecías nos hablan de un “hombre” escogido y ungido del creador, que traería el perdón, restauración y el gobierno definitivo de YHUH a su pueblo Yisrael. ¿Pero cual es el problema? Radica esencialmente en las doctrinas que surgieron después de la muerte de los talmidim rishonim.

Todo el problema se generó debido a quienes establecieron las bases de la fe “cristiana” cerca del siglo tres, luego de dos siglos de influencias politeístas y de debates que iban contra la enseñanza hebrea, la que expresaba la naturaleza humana del Mashiaj, llegaron a la conclusión de que el “escogido de Elohim” era en definitiva la segunda persona de una trinidad, por lo cual; compartía de la misma naturaleza y esencia “divina” de su Padre. Se idearon formulas en base a la filosofía para explicar la teología de la trinidad y frases tales como; “El Hijo es 100% “Dios” y 100% “Hombre” comenzaron a ser común en el lenguaje de los “teólogos” de la época.

Hoy en día hablar de que la naturaleza del Mashiaj es total y absolutamente humana, para muchos “creyentes” suena descabellado, huele a herejía, es más; ni siquiera podría llegar a cuestionarse que el “Hijo” no sea parte de “Dios”, la segunda persona de la trinidad. Por otra parte; otros pocos, no creyentes en una trinidad, enseñan que el Hijo es una “divinidad” menor en poder y autoridad que su Padre, es decir; una especie de ser divino que esta sometido a Elohim en todo, pero que sin embargo es igualmente eterno. Ya no habría un eterno sino dos. Esta doctrina enseña que el Hijo aunque menor al Padre en poder y autoridad, siempre es “divino”, pues dicen ellos; “tiene la naturaleza de su Padre” y agregan a esa conclusión que el Hijo es eterno al igual que su Padre, pero si los dos son igualmente eternos; ¿Dónde radica el poder y la autoridad del Padre sobre el Hijo? Sin duda alguna, es una gran contradicción frente al contexto de las escrituras, que señalan que antes de HASHEM no fue formado Elohim, ni después de él tampoco. (Yeshayáhu 44:6). Los autodenominados “Testigos de Jehová” también enseñan la que la naturaleza del Hijo es divina, como la de un ser creado y preexistente, que esta sometido al Padre, pero que no es igualmente eterno sino que en el “principio” de todo fue creado por el Padre.

Como podemos ver, nos encontramos ante una gran serie de doctrinas, que aunque quieran o no sus seguidores y maestros reconocerlo, son producto de la influencia politeísta que ha generado el dogma romano de la trinidad.

Pero ante la verdad quedamos al descubierto, toda vez que la Ruaj de Elohim quien nos guía a esa verdad mediante un escudriñar sincero y honesto libre de los prejuicios humanos y religiosos impuestos desde la tradición romana, nos lleva a ese descubrir puro y no influenciado acerca de la naturaleza del Mashiaj.

Yehoshúa Ben de David

Al leer el libro de Toldot Yehoshúa (Las Crónicas de Yehoshúa. “Mateo hebreo”) popularmente conocido como el texto griego del “evangelio de Mateo” (Matiyahu) podemos evidenciar que para el discípulo creador de aquella obra, le fue de primordial importancia ratificar la naturaleza y descendencia física de Yehoshúa. ¿Por qué Matiyahu puso primero las genealogías del Mashiaj y después su nacimiento? No es casualidad que en el primer versículo de esta crónica leamos: “Estas son las crónicas de Yehoshúa Ben de David Ben de Abraham” (Toldot Yehoshúa Cap. 1.) En RV 1960 se lee: “Libro de la genealogía de Yehoshúa el Mashiaj, hijo de David, hijo de Abraham”. Para el discípulo Matiyahu era de suma importancia ratificar en su crónica, que uno de los requisitos para ser Mashiaj de Yisrael, se cumplía plenamente en la persona de Yehoshúa, ¿Cuál era ese requisito? Las profecías nos dictan que el Mashiaj de Yisrael debe ser descendiente de Abraham, (Padre de Israel), pues la promesa del creador le dice; “en tu simiente (Mashiaj) serán benditas todas las naciones de la tierra” (B’reshit 22:18) es decir; Mashiaj debe ser un Hebreo tal cual lo fue Yehoshúa. De hecho Shaul el emisario, también reconoce que la simiente de Abraham es Yehoshúa. (Galatas 6:16), por lo cual el requisito de ser Hebreo se cumple en la persona de Yehoshúa, ¿Pero en cuanto a la naturaleza de Mashiaj porque no es de importancia ratificar esto? Debido a que si Mashiaj es zerá física de Abraham, entonces tal cual lo son todos lo que son zerá del patriarca, así también es Yehoshúa, es decir humano. Pues si Yehoshúa no es zerá física de Abraham no puede ser el Mashiaj de HASHEM, pues lo contrario contradice las escrituras. Tome esto en cuenta para lo que comentaremos mas adelante.

Luego nos dictan las profecías que Mashiaj debe ser descendiente de la tribu de Yehudáh/Judá, a fin de que pueda acceder a tener parte en el trono y gobierno de Yisrael, veamos:

“No será quitado el cetro (el trono, gobierno) de Yehudáh, y el legislador de entre sus pies, hasta que venga SILOH (Mashiaj como príncipe de shalom); y a él se congregarán los pueblos” (B’reshit 49:10).

El pasaje es la declaración de Yaakob para sus hijos, específicamente la bendición sobre Yehudáh donde recibe la promesa del CETRO, es decir que de su tribu nacerían los reyes de Israel, los cuales gobernarían hasta que venga “SILOH”, referencia al Mashiaj como el Rey de shalom a quien todos los pueblos y naciones se congregaran.

Para nuestro análisis acerca de la naturaleza del Mashiaj, cabe hacernos la siguiente pregunta ¿Cómo puede una persona que no tiene naturaleza humana ser zerá física de la tribu de Yehudáh, que esta compuesta solo por humanos? La doctrina de la trinidad responde a esta pregunta, enseñando que en definitiva la segunda persona tiene la totalidad de la naturaleza humana al mismo tiempo que la totalidad de la naturaleza divina. En simples palabras se nos presenta a un Mashiaj híbrido, una mezcla entre lo humano y lo divino, toda esta “hipóstasis” termino filosófico del dogma trinitario, intenta explicar algo que las escrituras nunca han solicitado explicar, debido a que el Mashiaj que se espera (y que ya llego) desde la profecías hebreas siempre debió ser un hombre, el cual es ungido, elegido, y protegido del Creador, no un humano 100% “Dios” y 100% Hombre.

Por otra parte el Mashiaj de Yisrael debía ser zerá físico del rey David, esto es de suma importancia para nuestro comentario y para entender la naturaleza humana del Mashiaj. Debido a que si es hijo de David según la carne, también lo es de Yosef el esposo de Myriam su Madre. Pero veamos;

“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de HASHEM de los ejércitos hará esto” (Yeshayáhu 9:7)

“Saldrá una vara del tronco de Yisûay (Padre de David), y un vástago retoñará de sus raíces” (Yeshayáhu 11:1)

“Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a HASHEM su Elohim, y a David su rey; y temerán a HASHEM y a su bondad en el fin de los días” (Hoshea 3:5)

“He aquí que vienen los días, dice el Adonai, y despertaré a David renuevo justo, y reinará Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Yehudáh/Judá, e Israel habitará confiado; y éste [será] su nombre que le llamarán: Adon, JUSTICIA NUESTRA” (Yirmiyáhu 23:5-6).

Énfasis y notas añadidas por el autor.

La profecía de Yeshayáhu nos hace mención de cómo el Mashiaj debe nacer del linaje del Rey David. La expresión del capitulo 9 verso 7; “Sobre el trono de David” no es mas que una aplicada referencia al gobierno que ejercerá el Mashiaj cuyo estrado nacerá por vía física del Rey David, ¿Por qué menciona a David y no a Mashiaj directamente? Porque a HASHEM en su sabiduría le ha placido actuar así, para sin duda alguna, darnos a conocer la importancia de la naturaleza y procedencia física Rey ungido de Yisrael.

El texto del capitulo 11 comienza mencionando al Padre de David; “Yisûay”, como de quien saldrá una vara, es decir nacerá un niño. Es lógico que si es descendencia de Yisûay lo es por la vía de David, por lo cual el hebraísmo bíblico es; “Mashiaj Ben David”.

Por otra parte el profeta Hoshea nos dice que los hijos de Yisrael buscaran a HASHEM su Elohim y a David su Rey. Ahí es Evidente que se refiere al Mashiaj el cual es retoño de Yisûay, pues en ese entonces David ya estaba muerto.

Por su lado el profeta Yirmiyáhu inspirado por Elohim también proclama el despertar de “un renuevo” haciendo clara alusión al Mashiaj, que viene de David, es decir es su descendiente, además el texto nos dice; “Y Reinara Rey”, lo cual hace clara referencia a la descendencia física del Mashiaj de la tribu Yehudáh lo cual le permitirá sentarse en el trono y gobierno de Yisrael.

En la época de Yehoshúa era muy sabido entre todos los hebreos que el Mashiaj debía venir por vía paterna del rey David, y como hemos visto en resumen; Mashiaj es un descendiente físico de la tribu de Yehudáh, tal cual lo fue David, para que de esa manera pudiera tener parte en el trono de Yisrael y gobernar al pueblo de HASHEM. Tal cual dicen las profecías, que solo Yehudáh tendría el trono de Yisrael, pues HASHEM se lo dio, (B’reshit 49:10) así sucedió, el Mashiaj Yehoshúa es un descendiente de la tribu de Yehudáh, hijo de Abraham por que Yehudáh es zerá de Abraham, y un descendiente físico del Rey David como confirmaremos su vital importancia para los fines que nos convoca este estudio, la naturaleza del Mashiaj.

Mientras Yehoshúa camino por las ciudades y provincias de Yisrael fue invocado y reconocido por muchos como; “Hijo de David”. Veamos:

“Se reunieron los P’rushim/, y Yehoshúa les preguntó diciendo: ¿Cuál es vuestra opinión acerca del Mashiaj, de quien será hijo? Le dijeron: Hijo de David. El les dijo: ¿Cómo es que David por la inspiración del eterno lo llama Adoni, esta escrito: “Dicho del eterno a mi Adoni: Siéntate a mi diestra hasta que haga a tus enemigos estrado para tu pies”? Si David lo llama Adoni, ¿Cómo será su hijo? No pudieron contestarle una palabra, y desde ahí en adelante temían preguntarle algo. (Toldot Yehoshúa “Mateo hebreo” Cap. 95.).

Yehoshúa les hace mención de un tema que aborda gran parte de la teología Mesiánica, el de que el Mashiaj debe ser hijo de David. No obstante aquello, Yehoshúa no niega que él sea descendiente o hijo de David, sino que los confronta con una pregunta relacionada a el porque David llama Adoni al Mashiaj siendo él su hijo. Note usted que en ningún momento Yehoshúa les dice a los P’rushim que su respuesta esta equivocada, sino que él va mucho mas allá, y les pregunta la interpretación profética del texto que ellos evidentemente no entendían.

No obstante ignorar la respuesta a la segunda pregunta especifica de Yehoshúa, los P’rushim con su primera respuesta, nos dan luz en cuanto a cual era el pensamiento teológico de Yisrael acerca de quien seria hijo el Mashiaj, de David para que se cumpliesen las escrituras.

En los escritos de los emisarios, especialmente en Toldot de Yehoshúa leemos también:

“Pasando Yehoshúa de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Ben David! (Matiyahu 9:27).

Quizás estos ciegos luego de alcanzar con mucho esfuerzo al Mashiaj a causa de su ceguera, pudieron gritar y esbozar el titulo mesiánico de: “Ben David”, creyendo en lo que las mismas profecías decían en cuanto a que el Mashiaj, seria un consolador para Yisrael y traería luz y vista a los ciegos (Yeshayáhu 35:5). Por lo cual no es mera casualidad que ellos usaran esa expresión mesiánica, sabían que el Rey de Yisrael, cumpliría en ellos las profecías antes dichas y los libraría de su enfermad. Lo que sin duda nos queda claro es que incluso hasta estos ciegos sabían la importancia de las palabras que usaban y de su cumplimiento en aquel que estaba sanando enfermos de toda índole, aquella expresión: “Hijo de David” no era más que el cumplimiento de las profecías, que señalan al Mashiaj como un hijo descendiente físico del Rey David.

Shaul también escribe lo siguiente:

“Acerca de su Hijo, nuestro Adon Yehoshúa el Mashiaj, que era del linaje de David según la carne” (Romanos 1:13)

Mas adelante en la historia, en la revelación que Yehoshúa le da a su siervo amado, el mismo declara ser:

“Yo Yehoshúa he enviado mi malaj/mensajero para daros testimonio de estas cosas en las asambleas. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana” (Apo. 22:16).

Por lo cual nos queda en plena claridad que tanto Hebreos de la época de Yehoshúa, enemigos y seguidores, la Toráh, los profetas y las escrituras, sus emisarios, y hasta él mismo, confiesan que Mashiaj es hijo y por ende linaje del Rey David. ¿Pero que con eso, sirve para probar la naturaleza de humana del Mashiaj de Yisrael? Por favor ve conmigo lo siguiente:

El Nacimiento de Yehoshúa

En los escritos de los emisarios, se nos relata la historia del nacimiento de Yehoshúa, que estando desposada Myriam, (es decir habían realizado la primera ceremonia del casamiento hebreo Erusin o Qidushin) fue fecundada del poder de Elohim, el ruaj Kadosh. Aquí es importante destacar para nuestro análisis que se dice; “meuberet esto es fecundada” (el texto hebreo de mateo lo dice), toda vez que el esperma de un hombre ha entrado en el óvulo de la mujer, ésta ha fecundado o ha concebido. ¿Cómo dice el pasaje que ocurrió esa fecundación? La respuesta es; por el poder del Eterno. (Matiyahu 1:18). Prosigamos, la señal profética del nacimiento del Mashiaj, consistía en que este nacería de una “virgen”, la profecía nos dice lo siguiente:

“Por tanto, el Adonai mismo os dará señal: He aquí que la álma concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Imanuel” (Yeshayáhu 7:14)

La palabra hebrea para virgen es “álma” la cual también puede significar “muchacha, joven” pero bajo otro contexto, ¿Por qué? Debido a que si la profecía nos dice que el nacimiento del Mashiaj es una SEÑAL a Yisrael ¿Qué tipo señal seria, que una mujer joven quede embarazada? Seria bastante común y pobre pensar que esa es la señal del Rey de Yisrael. Evidentemente la señal tiene relación con la virginidad de la mujer que sería fecundada y daría a luz un hijo. ¿Lo comprende? En Myriam se cumple perfectamente la señal, pues no estaba soltera al momento de quedar fecundada, (para que no la difamaran) ni tampoco aun había tenido relaciones sexuales con Yosef su esposo, es decir estaba virgen. (Matiyahu 1:18). De esa forma la señal se cumple y la “virgen” da a luz al Mashiaj, quien también es llamado “Imanuel” con nosotros esta Elohim.

Aquí comienza lo más interesante de nuestro comentario. Toda vez que un “creyente” influenciado por las doctrinas de Roma lee lo que se relata en el Capitulo 1 del libro de Matiyahu, cae en el error de interpretar el nacimiento del Mashiaj como una fecundación donde solo esta presente el poder de Elohim y la mujer Myriam, por lo cual el producto de esa fecundación seria una especie híbrido, un ser que tiene a la misma vez la naturaleza humana, pues nace de una mujer, pero al mismo tiempo la naturaleza Elohim, pues la mujer fue fecundada con su poder. ¿Es así no?, de hecho esa es la regla interpretativa general del cristianismo, y así comúnmente se interpreta este pasaje en todo el círculo Romano. Sin embargo debemos ahora señalar y recordar todo lo que anteriormente ya hemos visto.

Para calificar como el Mashiaj de HASHEM se debe ser un hebreo, es decir un nativo, un descendiente físico de Abraham vía Isaac, pues la promesa dice; “en Isaac te ser llamada descendencia” ¿Pero de que forma podría Yehoshúa cumplir con ese requisito y calificar para Mashiaj, si física y genéticamente según enseña Roma no tuvo Padre biológico? Aquí ya habría un punto en contra Mashiaj, ya que desde la teología Romana Yehoshúa o “Jesús” como ellos le llaman, no podría ser Mashiaj, pues si no es descendiente según la carne de Abraham no es un hebreo y sino es hebreo, no puede por lo tanto ser el elegido, ni menos Rey de Israel. También vimos que el Mashiaj debe ser un descendiente de la tribu de Yehudáh esto es también hijo biológico de un hombre que pertenezca a dicha tribu, a fin de tomar el cetro y gobierno de la nación.

Si Yehoshúa no tuvo Padre biológico, por consecuencia tendríamos que él no es un nativo, por ende no es un hebreo, no califica para Mashiaj, pues la promesa del Eterno para su siervo Abraham es; “en tu simiente (de semen o descendencia biológica) serán benditas las naciones de la tierra” y aquella simiente es Mashiaj (Galatas 3:16). Si Yehoshúa no tuvo Padre biológico, no puede ser un nativo hebreo, menos podrá ser descendiente biológico de la tribu de Yehudáh/, por lo cual la teología Romana se ha quedado sin Mashiaj hebreo (quizás siempre tengan el propio; “el Romano”) y sin Rey hebreo de Yisrael, debido a que según enseñan ellos Yehoshúa nunca tuvo Padre biológico.

¿Pero que hay de la expresión bíblica; “Ben David”? Para la doctrina Romana de la trinidad esta frase estaría lisa y llanamente de adorno, pues si Yehoshúa no tuvo Pare biológico es imposible que sea un nativo hebreo, menos que pertenezca a Yehudáh para ser Rey de Yisrael, menos podría ser descendiente de David, ni llamarse como llaman las escrituras al Mashiaj bíblico; “el Hijo de David” de quien además hablan las profecías como el Rey restaurador de Yisrael. Pues bajo la lente interpretativa de Roma comparada con las escrituras “Jesús” como ellos le llaman o Yehoshúa (bajo esa perspectiva), no cumple ni califica para Mashiaj, debido a que desde las exigencias de la Toráh y los profetas, el Mashiaj debe ser un descendiente físico de; Abraham Yehudáh y David, la única forma seria que él tuviera Padre biológico. Sin embargo, en base a la teología Romana, ellos se han quedado sin Mashiaj hebreo, (que cumple y califica con los requisitos bíblicos) pero de seguro que ya tienen otro falso Mesías o “Cristos” uno formado desde las ideas paganas y contra bíblicas de Roma, uno que es un Hombre “Dios”, o un “Dios” Hombre, (100 % Dios y 100% Hombre) que no tiene Padre biológico, pero que si es “imaginariamente” zerá de Israel ¿Quién lo comprende? ¿Es o no es descendiente, y si lo es, como es que no tiene Padre biológico?, uno que es “Dios” cuando no es Hombre y que es Hombre cuando no es “Dios”. Ideas preconcebidas de la gran Grecia y sus enseñanzas politeístas (muchos dioses). Vea los mitos de los dioses griegos engendrando hijos en mujeres mortales. (Hércules entre otros)

Como usted puede ver el Mashiaj de las escrituras tiene que cumplir ciertos requisitos para calificar ante Yisrael como el enviado de Elohim y como el Rey Soberano que HASHEM les entrega. Por lo cual, ahora desde una perspectiva hebrea y totalmente bíblica veremos como es que Yehoshúa si tuvo Padre biológico y si califica para ser el Mashiaj de Yisrael.

En Matiyahu 1:20, leemos:

“Y pensando él en esto, he aquí un mensajero del Adonai le apareció en sueños y le dijo: Yosef, Ben David, no temas recibir a Myriam tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del ruaj Kadosh es” (Matiyahu 1:20)

¿Tiene un Yehoshúa un Padre biológico, por el cual se cumplan en el los requisitos exigidos en la Toráh y los profetas? Sí, Yosef es el Padre biológico de Yehoshúa. Note usted que el Malaj le dice; “Yosef HIJO DE DAVID”, es decir descendiente de David, linaje del Rey, perteneciente a la tribu de los reyes de Israel, la cual es; “Yehudáh”, ese era Yosef, un Hebreo de la tribu de Yehudáh descendiente de David por línea de Shlomó, por lo cual; ¿Cómo es que Yehoshúa, el hombre, califica para ser el Mashiaj de Israel? Califica debido a que su Padre biológico es hijo de David, es decir su descendiente, al mismo tiempo es de la tribu de reyes de Yisrael, la cual es Yehudáh y antes de todo Yosef es zerá física de Abraham, o sea un hebreo, lo cual solo puede significar que si Yosef es Padre biológico de Yehoshúa, cumple y califica con todas las exigencias generacionales para ser Mashiaj de Yisrael.

El libro de Toldot Yehoshúa (mateo hebreo), en el capitulo 2 nos dice; “antes de que Yosef conviviera con ella, fue hallada fecundada” La palabra hebrea para “fecundada” es “meuberet” y denota la condición que se provoca en la mujer cuando el esperma de un hombre se une al óvulo de una mujer. Es decir Miryam quedo fecundada del esperma de su esposo Yosef sin haber una relación sexual, sino que por medio del PODER del Eterno, fue el mismo HASHEM que unió el esperma de Yosef con el óvulo de Miryam y así la virgen fue fecundada cumpliéndose la SEÑAL del nacimiento del Mashiaj para la casa de David.

La razón por la cual Yosef tomo a Miryam su mujer y no la abandono, como pensaba hacerlo para no difamarla, fue porque el Malaj al decirle: “Hijo de David no temas en tomar a tu esposa Miryam porque de la ruaj ha´qodesh ella esta fecundada” inmediatamente supo que la SEÑAL MESIÁNICA para la casa de David se estaba cumpliendo en el. Sí la misma profecía anunciada por el profeta Yeshayáhu en el capitulo 7 verso 14, era la Señal que Yosef supo reconocer al momento de oír al mensajero, y por eso no abandona a su mujer, ya que sabia que él era el Padre biológico del Mashiaj pues las profecías decían que nacería de una virgen (se cumplía la señal), pero que seria descendiente de David (Yeshayáhu 11:1) (Hoshea 3:5) por vía Paterna. (B’midbar 1:2,18).

Tampoco es casualidad que en el libro de Yehoshúa, sus enseñanzas y sus hechos, conocido popularmente como “Lucas”, se use la expresión; “Yosef de la Casa de David”. Veamos:

“A una virgen desposada con un varón que se llamaba Yosef/José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era Miryam” (Lukas 1:27).

“Y Yosef subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Yehudáh, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David” (Lukas 2:4)

Nada de lo escrito por los autores de las obras y hechos de Yehoshúa son una mera casualidad, o están ahí solo como un adorno informativo de los libros, sino que todo lo contrario, estos datos cumplen la función de decirnos que las profecías de la Toráh y de los profetas se cumplen cabalmente en la persona de Yehoshúa. No es mera casualidad que Lukas diga que Yosef es de la casa y familia de David, ni que diga que Yosef iría a Yehudáh la casa de David, todo lo contrario, el propósito de comentarnos e informarnos de aquello, es a fin de que entendamos que Yosef es el Padre biológico de Yehoshúa y la vía legal (según la Toráh y los profetas) por la cual se cumplen en el los requisitos para ser Mashiaj de Yisrael.

En el mismo libro llamado; “Yehoshúa sus enseñanzas y sus hechos” al cual popularmente conocemos como el libro de “Lucas”, leemos una parte importante del anuncio que le da el malaj/ a Miryam, dicho anuncio tiene estrecha relación con la descendencia física del Mashiaj:

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Yehoshúa (HASHEM salva). Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Adonai Elohim le dará el trono de David su padre” (Lukas 1:31-32)

Como usted puede ver no solo es una cuestión de especulación lo que proponemos en este estudio, sino más bien la clara evidencia bíblica respecto a la descendencia biológica de Yehoshúa. El malaj es claro en su anuncio y confiesa una verdad que se encuentra en la Toráh y los profetas; el Mashiaj es hijo de David, por lo cual es necesario que su Padre biológico directo también lo sea, lo cual sucede a perfección con Yosef, quien es de la familia de la casa del Rey David.

Exactamente lo mismo ocurre con el libro de las crónicas de Yehoshúa (Toldot Yehoshúa “Mateo hebreo”) la voluntad de Matiyahu fue escribir primero las toldot por vía paterna que llegaban al Mashiaj Yehoshúa concluyendo con Yosef hijo de Yaaqov, el cual es hijo de Matan, a fin de demostrar la zerá biológica de Yehoshúa y confirmar que él es hijo de Abraham y David tal cual lo demandan los requisitos bíblicos.

El discípulo escritor de (Toldot Yehoshúa) comienza en su obra con la expresión: “Estas son las crónicas de Yehoshúa, ben David ben Abraham”. ¿Es casualidad que Matiyahu escoja comenzar su escrito con estas palabras? Claro que no, el fin y propósito es demostrar que Yehoshúa si califica como Mashiaj, pues es descendencia biológica de Abraham y David, siendo su Padre directo Yosef el esposo de Miryam. Una vez que al lector de su obra le ha quedado ese asunto claro, es cuando recién él nos comenta acerca del nacimiento de Yehoshúa, cuando el lector tiene claro que Yehoshúa es descendiente biológico de Yosef, el cual a su vez es descendencia física de Abraham y David, decide escribir como fue el nacimiento del Mashiaj, o sea; (y permítame repetirlo de nuevo para su claridad) solo cuando presento los orígenes de Yehoshúa, es cuando puede decir que Miryam dará a luz un hijo mediante el poder del Eterno. ¿Lo comprende?

Por lo tanto fue por el poder del Eterno (el ruaj Kadosh) que HASHEM puso el esperma de Yosef con toda la información genética y biológica de la sangre hebrea (para ser el Mashiaj un hijo de Abraham un hebreo nativo), la información genética de la casa de Yehudáh(para ser Rey de Yisrael), y la información genética y biológica mas cercana generacionalmente hablando, la de la casa y familia del Rey David, Padre de Yosef y Padre de Yehoshúa vía Yosef, e esa manera Yehoshúa califica como Mashiaj cumpliendo de forma legal las exigencias de la Toráh y los profetas.

Quizás nuestra postura a usted le parezca novedosa, extraña, no tradicional, hereje (debido a lo que enseña Roma), pero es la única interpretación lógica (dentro de lo sobrenatural de la señal del nacimiento del Mashiaj) que calza con las exigencias proféticas para el que seria el Mashiaj de Yisrael, ¿Acaso hoy los hombres por medio de la ciencia no han llegado a provocar la vida sin la necesidad de la relación sexual? Claro que si, un ejemplo vivo de aquello es la llamada “Inseminación”, aquella solución medica es una clara muestra de que sin existir la relación sexual de por medio, puede provocarse la fecundación y así traer a un ser al mundo. ¿Cuánto más podrá hacer el Eterno? ¿Acaso hay algo imposible para HASHEM? Por que puesto que no, el hizo justamente aquello a fin de que Mashiaj cumpliera con la señal de nacer de una mujer “virgen” y de que generacionalmente tuviera un Padre biológico que le diera el lugar que solo físicamente podía tener, a eso llamamos (legalidad), pues sí, las palabras y profecías que HASHEM establece son leyes que no pueden quebrantarse, por lo cual dichos requisitos solo se cumplen al ser Mashiaj descendiente biológico de un Hebreo, de la tribu de Yehudáh y de la línea familiar del Rey David.

Puede que usted no este de acuerdo, pero esta es la interpretación correcta que calza con todas las escrituras, y que respeta las exigencias generacionales de la misma ¿O piensa usted que debemos creer que Elohim tuvo una especie de relación sexual con una mujer, tal cual lo enseña la mitología? Porque creer que es Elohim quien engendro directamente en el óvulo de Myriam a un ser que tendría naturaleza humana y divina al mismo tiempo, tiene dos consecuencias: Primero; Dicho ser no puede salvar a los hombres, ya que es divino ¿Dónde esta la garantía de vencer al pecado y ser de ser obediente a Elohim, si ya tiene una gran ventaja sobre todo el genero humano, su “naturaleza divina”? Segundo; No califica como Mashiaj, pues no puede ser desciende generacional de Israel, (No tiene Padre biológico hebreo) no puede ser descendiente de la tribu de reyes de Yehudáh (no puede ser él Rey) no puede ser descendiente de David, (no puede ser llamado “hijo de David”), no calza dentro de las profecías sobre Mashiaj don es proclamado como quien se sienta en el trono del Rey David.

Antes de terminar quisiera hacer una claridad con respecto a la interpretación de algunos que afirman que Yehoshúa es zera de Abraham, de Yehudáh y David por ser hijo de Miriam, los cual en tal caso sería lógico inferir que Yehoshúa pudo ser verdadero Dios y verdadero Hombre al ser engendrado por El Eterno en el vientre de Miriam, pero tal hipótesis cae de su propio peso al leer lo que dice el keter: En Lukas 1:5 leemos: Hubo en los días de Horodos, rey de Judea, un sacerdote llamado Zejarya, de la clase de Abíyahu; su mujer era de las hijas de Ajarón y se llamaba Elisheva. Al comparar este texto con Lukas 1: 36 vemos que es absurdo pensar que Miriam sea descendiente de Yehudáh cuando el libro afirma que es pariente, (léase hermana) de Elisheva “Y he aquí también tu parienta Elisheva, la que llamaban estéril, ha concebido hijo en su vejez y este es el sexto mes para ella, pues nada hay imposible para Elohim.” Usted es libre de creer lo que quiera, pero la evidencia de las escrituras es clara, ¿a quien creerá a los hombres o al Eterno?

Conclusión

Yehoshúa de Nazaret es el varón aprobado por Elohim, pues califica perfectamente para ser el Mashiaj de Yisrael, cumpliendo con todas las exigencias de la Toráh y los profetas.

Las escrituras demandan que el Mashiaj debe ser descendiente de Abraham, debido a que la promesa dice; “en tu simiente serán benditas las naciones de la tierra”, esa simiente, o descendencia final es Mashiaj por medio de quien las naciones son benditas. No olvidemos que “simiente” viene de “semen” por lo cual, el nacimiento de aquella persona que será la causante de la bendición de las naciones de la tierra, debe ser uno que haya nacido por el medio “natural” es decir; La unión de la esperma y el óvulo de la mujer, para que luego se provoque la fecundación. Así Mashiaj gracias a la obra poderosa del Eterno, que unió el esperma de Yosef y el óvulo de Miryam provocando que Yehoshúa sea la simiente de Abraham, incluso sin mediar relación sexual de por medio.

Las escrituras también requieren que Mashiaj sea de la tribu de Yehudáh para tener el trono de Yisrael, que sea descendiente de David, para que calce en las profecías donde es mencionado como el precursor eterno del reino de David, todo esto se cumple perfectamente cuando decimos que Yehoshúa es el hijo biológico de Yosef quien es Hebreo, de la tribu de Yehudáh y descendiente de la casa y familia del Rey David.

Matiyahu y Lukas escribieron las crónicas y la vida del Rav de Natzrat de tal forma que el lector entendido pudiera reconocer la descendencia generacional del Rey Yehoshúa, mostrándonos que es hijo de Yosef por la mediación sobre natural del poder (el ruaj Kadosh del Creador) HASHEM. Así entendemos cosas tales como porque Matiyahu comienza su libro escribiendo; “Estas son las crónicas de Yehoshúa Ben Abraham Ben David” y solo un vez que nos ha mostrado las generaciones hasta Yosef, relata la historia maravillosa y sobrenatural de la señal mesiánica del nacimiento de Mashiaj, para que entendiéramos de quien es hijo biológico el Mashiaj Yehoshúa, así dejar demostrado que él cumple con los requisitos que se exigen en la Toráh y los profetas, de esa manera no cabe ni las mas mínima duda que Yehoshúa califica 100% para ser el Mashiaj del pueblo de Yisrael.